20 jun. 2012

Zapateando en San Martín

Cementerio de San Martín del Castañar en el Castillo









 Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de llevar a cabo el seguimiento arqueológico de unas zapatas para una escalera-mirador en la Torre Nueva del Castillo de San Martín del Castañar (Salamanca). Además de animaos a todos a visitar el pueblo, que es uno de los rincones con más encanto de nuestro país, queríamos hablar un poco de la intervención.
Se ha tratado de una intervención sencilla, tan sencilla que podía haberse evitado con el informe previo, pero estamos en la 'Generación ININ' (Intervenciones Innecesarias) y así pasan las cosas. Esto no es una crítica a las personas que han intervenido en este proceso, ni mucho menos. Cada cual hace lo que le toca. Es una crítica a la ineficacia del sistema y, de paso, la 'publicación' de esta intervención, que jamás pasará de la literatura gris por méritos propios.

Plano de la rehabilitación del '86
Estado de la Torre en el '86

La arqueología, al igual que las maletas, está llena de 'por si acasos'. ¿Y si apareciera algo?¿Y si no es como parece?¿Y si...? A pesar de mis intentos de demostrar que en este caso no había 'por si acasos' hubo que intervenir.
Allá por los años 60-70 (las fuentes orales no se ponen de acuerdo en la fecha exacta) un rayo derruyó de golpe una buena parte de la torre hasta la situación que se puede ver en la foto. Entonces, aprovechando los fondos que empezaron a entrar en los años '80, se planteó un proyecto de restauración (más bien diría reconstrucción) según el plano de la otra foto.
Tomando cotas se podía observar que las zapatas del proyecto del '86 estaban en torno a 1 metro de profundidad. Además, no se había terminado de retirar el escombro del derrumbe y antes de todo eso se estaba utilizando ese rincón como cementerio infantil. Conclusión, cualquier cosa que hubiera en los huecos de las zapatas no iba a estar en contexto y seguramente sería contemporáneo.
Efectivamente, la intervención tuvo como resultado un montón de escombros...

Los peones empezando a limpiar el área afectada
Pieza estrella 1: Chapa de cerveza de los '80
Pieza estrella 2: Flor de tela del cementerio
4 zapatas, 4 metros cúbicos de relleno. Tres de las zapatas (las adosadas al muro) estaban llenas de escombro de la obra del '86 y entre estos escombros algunos materiales interesantes como telas, flores, botones de mono... y bastantes restos humanos infantiles de la remoción del cementerio. En la primera zapata (la noreste) se llegó al hormigonado de la cimentación de la nueva torre nueva y en la última, la única que no estaba adosada al muro, se alcanzó un sillar de gran tamaño derrumbado del dintel de una ventana de la torre. Nada más.
Al final, todo en orden y la obra sigue adelante tras un proceso administrativo que se podía haber resuelto con el informe previo (de una obra que ya estaba aprobada sin prescribir intervenciones arqueológicas). Pero esa es otra historia, una historia de largas esperas y comparecencias de 30 segundos...
Lo dicho, visitad San Martín del Castañar que es uno de los pueblos más bonitos de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario